Prácticamente desde que tengo 19 años vivo fuera de mi país- Ecuador-

Estados Unidos

A esta edad me fui de intercambio como Au Pair a Carolina del Sur en  Estados Unidos. Un cambio bastante grande para mí, ya que viví con una familia nativa, la cual no sabia nada de español- para mi suerte y desgracia- lo que me permitió aprender Inglés y ver qué hay mas allá de mi país.

Argentina

A los 21 años me fui a estudiar a Buenos Aires. Tenía muchas granas de estudiar fuera de mi país una vez que me ví que pude vivir sola sin depender de mi familia. Este fue un reto en todos los sentidos, ya que económicamente me costeé yo mis gastos en esta ciudad – claro con una ayudita de mis padres.

 

España

y finalmente a mis 25 años vine a vivir a la ciudad de Madrid para estudiar un MBA con Comercio Exterior  y ultimamente uno en Comunicaicón y Mkt Digital.

En esta foto estoy con mi madre, que me vino a ver cuando ya se terminó el Master y para volvernos juntas.

Pensando en casa

Es en todos estos momentos cuando he estado lejos, ha sido justamente cuando he aprendido a aprecia la riquezas de mi propio país.

Aquellas riquezas con las que crecí y  ví constantemente en mi entorno. Crecí en Ibarra, una ciudad dentro de la provincia de Imabura  en donde existe el mayor asentamiento de indígenas en el país.

Crecí con sus textiles coloridos, su comida deliciosa, sus campos de maíz, sus preciosas montañas y sus lagos, con el mejor clima del mundo- allí siempre es primavera- y claro con el calor de mi familia.

La verdad es que me hubiese gustado conocer más sobre la idiosincrasia de esta etnia que es la nuestra misma. Lametablemente en mi país hay mucho racismo, aun que no lo queramos aceptar. Y lo más triste es que somo racistas con nuetra propia etnia. Una raza que tiene mucho conocimientos sobre el hombre, la naturaleza, la vida en plenitud-tambien llamada sumak kawsay- y el cosmos.

Creo que tenemos demasiada influencia de Estados Unidos en nuestro país; por lo que queremos parecernos cada vez más a ellos y negamos nuestra raíces.

Queremos vernos como ellos: ser rubias altas y de ojos claros. Mientras más tengas estas características más podrás acercarte a la clase social “alta”. Queremos hablar con terminologías y palagras en inglés. Usar ropa de marcas americanas conocidas y muy bien posicionadas en el mercado.

Pero al estar fuera de mi país me di cuentas de estas pequeñas cosas con las que crecí y con las que me identifiqueé. Estas raíces me vuelven a llamar estos colores me vuelven a llenar!

Creo que es necesario rescatar nuestras costumbres, nuestras artesanías, la manera de hacer las cosas respetando el medio ambiente, siendo más conscientes de las consecuencias que todos nuestros actos producen. Lo que hoy se llama slow fashion.

Achik quiere dar a conocer los productos los colores y la manera en la que se trabaje en Ecuador